Jóvenes Indonesias Se Organizan para Defender Libertades Democráticas


El Forum Aktivis Perempuan Muda Indonesia (FAMM-Indonesia), organización de mujeres jóvenes inspirada por JASS que comparte nuestra misión, ha encabezado las constantes protestas contra el proyecto de ley sobre Organizaciones de Masas, también conocido como Ormas. Éste fácilmente podría ser aplicado de tal forma que llevaría a restringir la participación en la vida pública tanto de las organizaciones de mujeres como de otras comunidades marginadas. 

La sociedad civil de Indonesia está preocupada por el Proyecto Ormas, en tanto amenaza con socavar la libertad de asociación y de expresión. La nueva versión de la ley homónima de 1985 otorga nuevas atribuciones al gobierno, las cuales le permiten proscribir a las organizaciones y vigilar más de cerca a las asociaciones extranjeras. Asimismo, establece que toda organización deberá ser fundada con base en la ideología Pancasila, doctrina oficial del Estado indonesio desde 1945, centrada en la creencia en un Dios supremo, en el humanitarismo, en el nacionalismo expresado en la unidad de Indonesia, en la democracia consultiva y en la justicia social — preceptos sujetos a interpretación.

En vista de los pasos que ha dado el gobierno actual con el fin de ejercer mayor control sobre la sociedad civil y de las declaraciones en este sentido, los activistas están preocupados por el proyecto de ley. Algunos dicen que en un principio la ley se redactó para restringir las acciones de las organizaciones religiosas fundamentalistas, particularmente las de los grupos islámicos. Sin embargo, con el tiempo el proyecto de ley se ha ido modificando para que también abarque a distintas organizaciones, aspecto que, según los activistas, se dirige contra “cualquiera que se pronuncie contra el gobierno.” A decir de Otto Nur Abdullah, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Komnas HAM), la ausencia de una definición clara de lo que se entiende por “grupos de masa” en el proyecto de ley, permitiría que el gobierno reprimiera a los disidentes políticos, acusándolos de contradecir Pancasila o de oponerse al Estado Unitario de la República de Indonesia.

Actualmente, tanto los activistas de derechos humanos como los musulmanes conservadores temen que el proyecto de ley reavive el autoritarismo que, durante la Era del Nuevo Orden, que implantó Suharto, el anterior presidente. En este sentido, opinan que si el Proyecto Ormas se convierte en ley, otorgará excesivo poder al gobierno para controlar a grupos de la sociedad civil, lo cual, con el tiempo, provocará la destrucción de los procesos democráticos.

Desde febrero de 2013, los opositores se han manifestado en varias regiones y provincias de Indonesia, incluyendo la capital Yakarta. El 12 de abril de este año, las mujeres de FAMM-Indonesia se sumaron al mitin de protesta en Surabaya, Java Oriental. En él participaron unas 700 activistas de organizaciones como  KontraS Surabaya, Samitra Abhaya KPPD, KPI Jatim, Muhammadiyah,GAYa NUSANTARA, y Dipayoni. Unidas en la solidaridad, entonaron las siguientes consignas contra el proyecto de ley Ormas:

“RUU Ormas = penindasan Orde Baru!” (¡El proyecto Ormas expresa la represión de la Era del Nuevo Orden!)

"Hati-hati kembalinya militerisme di balik ruu ormas!” (¡Alerta ante el retorno del militarismo a través del Proyecto Ormas!)

“Lawan RUU Ormas!” (¡Las comunidades se oponen al Proyecto Ormas!)

La lluvia caía a cántaros sobre la protesta pero las jóvenes gritaban aún más fuerte, mientras los policías miraban incrédulos.

María Mustika, de JASS Sureste de Asia y de FAMM-Indonesia, participó en el mitin del 12 de abril, opinando que el hecho de que las deliberaciones se hayan detenido, aunque sea momentáneamente, constituye un éxito. Las protestas de los distintos movimientos sociales lograron presionar al gobierno indonesio. “Cuando empezamos las protestas simultáneas en distintas ciudades del país, los representantes cancelaron la resolución aprobatoria preliminar del proyecto. Nuestra acción unificada fue muy efectiva,” dijo.

FAMM-Indonesia se moviliza

Las activistas afiliadas a JASS han establecido diálogos con periodistas en Java Oriental, han concientizado a comunidades y han movilizado de distintas maneras las alianzas con el fin de detener las políticas represivas del gobierno, como el proyecto de ley Ormas.

"Muchas organizaciones de mujeres apoyan este movimiento porque tenemos el mismo compromiso de detener la restauración de la era del Nuevo Orden en nuestros días. Muchas mujeres amigas nos apoyan participando en los diálogos, tanto en línea como fuera de línea. También aportan enviando información más actual para que la pasemos a las demás,” - María Mustika.

Asimismo, FAMM-Indonesia utiliza al máximo los medios sociales. Sulis y Habsani Safitri, quienes participan activamente en FAMM-Indonesia, explican: “Abrimos espacios de diálogo en Facebook, Twitter o por medio de nuestra lista de correos. Distribuimos materiales para los medios en forma de imágenes y de consignas que se suben a Facebook y también hacemos calcomanías que pueden pegarse en las laptops o en los cuadernos.”

Impulso Regional

“En el Sureste de Asia, las mujeres de jass siempre están en medio de las protestas contra las leyes represivas o contra cualquier medida de gobierno orientada a reducir el espacio democrático.” - Kunthea Chan

El año pasado, las mujeres que integran la red de JASS en Filipinas participaron en campañas y en movilizaciones creativas destinadas a detener la implementación de la ley de cibercrimen — supuestamente diseñada para brindar apoyo a víctimas de crímenes derivados del uso de la red; sin embargo, la misma contiene incisos adicionales que ponen en peligro la libertad de expresión, especialmente en Internet. Las mujeres que participan activamente en los procesos de JASS en Malasia también expresaron su rechazo a la Enmienda Sección 114 que, como otras leyes en la región, tras una fachada de protección, oculta varias restricciones a los derechos y a la democracia.

En junio 2013, en Indonesia, María Mustika señaló: “La lucha está lejos de terminar. Si no nos mantenemos alerta, el proyecto de ley Ormas será aprobado. Y si no protestamos y el proyecto es aprobado, tal vez en el futuro ya no tengamos la oportunidad de realizar otra asamblea pacífica.”

Fotografía: www.sindonews.com

País: