Saltear al contenido principal

Teoría de cambio

“La promesa incumplida de la igualdad de la mujer no puede realizarse sin movilizar el poder de las voces, los conocimientos y las cifras de las mujeres para ejercer una presión e influencia sostenidas en las políticas, las instituciones y las normas sociales. En contextos de retrocesos y violencia, organizar a las mujeres también implica usar su poder de organización para la autodefensa y para proteger a las activistas y sus organizaciones.»

– JASS Annual Report, 2012

La teoría de cambio de JASS se basa en la creencia de que la consecución de cambios fundamentales y duraderos en las vidas de las mujeres sólo es posible cuando éstas tienen el poder colectivo y la capacidad de acción para cambiar políticas, instituciones y normas sociales que perpetúan la desigualdad, la discriminación, la violencia y la destrucción ambiental. Es por eso que JASS aporta al fortalecimiento de las capacidades de las mujeres y acompaña a activistas, organizaciones y redes comunitarias para construir el poder organizativo y la capacidad necesaria para dirigir cambios fundamentales en sus contextos. Este trabajo, que llamamos construcción y fortalecimiento de movimientos feministas, comprende el desarrollo de liderazgos, de alianzas estratégicas y entre movimientos, y de estrategias eficaces de organización e incidencia.

JASS entiende que las vidas de las mujeres se encuentran en la intersección de la desigualdad, la violencia y el poder, y que las experiencias de exclusión, explotación y opresión (poder sobre) influyen en todas las áreas de su existencia. Nuestro trabajo de fortalecimiento de movimientos, anclado en una educación popular profundamente feminista, está diseñado para que las mujeres puedan construir formas de poder transformador (poder interior, poder para y poder con) para crear cambios fundamentales.

Nuestra visión de transformación se basa en cuestionar y cambiar las relaciones y estructuras de poder que radican en instituciones sociales y políticas, incluso las que se llevan en el corazón, la mente y las interacciones cotidianas de hombres y mujeres. Esto no se puede lograr solo con pequeños ajustes a las leyes o políticas o con poner unos pocos recursos adicionales en manos de las mujeres, y tampoco con incorporar una perspectiva de género o cualquier otro enfoque clave como una pócima mágica. La transformación social que buscamos depende de intervenciones estratégicas y sostenidas que se centren en lo que las mujeres saben y desean, un análisis agudo de poder y contexto, y una visión poderosa de los cambios que construimos y exigimos. Esto nos permite crear un mundo de libertad individual y colectiva, de igualdad y de justicia.

El fortalecimiento feminista de los movimientos comprende tres estrategias de cambio interrelacionadas: construcción, movilización y transformación del poder.

La construcción del poder tiene que ver con aumentar la conciencia y el sentido de identidad de las mujeres. Nuestra apuesta por la educación popular feminista y el acompañamiento político sostenido buscan fortalecer a las mujeres con los conocimientos, las habilidades y las capacidades que necesitan para desarrollar una conciencia crítica, un liderazgo colectivo, y estrategias colectivas de acción. Nuestro marco de análisis del poder les permite examinar críticamente el contexto y construir liderazgos que puedan cuestionar y cambiar las dinámicas de poder. El alcance de estos procesos aumenta a medida que las mujeres utilizan sus nuevas habilidades para organizar y educar a otras, ya que se crea una reacción en cadena. Asimismo, fortalecemos estrategias para la seguridad y la protección colectiva de las activistas, porque sabemos que al enfrentar el poder pueden aumentar los riesgos y la violencia.

Supuestos:

La educación popular feminista es un enfoque alternativo que permite que las personas más afectadas por algún problema definan, den forma y dirijan sus propias soluciones.

Es fundamental construir el poder individual de las mujeres, pero es a través de la conexión con otras personas en áreas de interés común que construimos el poder colectivo, el cual puede influir en las decisiones tanto del ámbito privado como del público.

La creación de redes de seguridad y apoyo sostiene el liderazgo y el poder colectivo de las mujeres.

Organizar y movilizar el poder consiste en amplificar el liderazgo de las mujeres y las perspectivas feministas en todos los movimientos.

Catalizamos y acompañamos colaboraciones y alianzas entre movimientos para aumentar el impacto social y político de las mujeres, y aumentar su seguridad como activistas en el ámbito local, nacional, regional y global. Facilitamos diálogos entre movimientos e intercambios con diversas aliadas centrados en las perspectivas feministas y el marco de análisis del poder de JASS para establecer agendas colectivas y forjar solidaridad como base para la acción y la incidencia colectivas. Esto contribuye a establecer alianzas nacionales, regionales y mundiales más fuertes, centradas en la justicia de género y el apoyo a agendas feministas y a la construcción y fortalecimiento de movimientos de mujeres.

Supuestos:

Los cambios efectivos requieren alianzas y conexiones a través de fronteras y entre temas.

Las mujeres se organizan en muchos movimientos, pero la organización dirigida y moldeada por las agendas políticas y el liderazgo de las mujeres en todos los temas que les afectan es fundamentalmente diferente.

Transformar el poder es tener impacto sobre las políticas, las ideas y el financiamiento para la justicia ambiental, social y económica.

JASS apoya a las mujeres y aliadas con las que trabajamos para ponerse de acuerdo en sus demandas, utilizar el análisis del poder para identificar a quienes detentan poder, recoger evidencias y definir tácticas creativas y eficaces para la participación e incidencia estratégicas. Esto permite que las mujeres tengan más acceso y control de los recursos e influye en la toma de decisiones y la capacidad de obtener y sostener la ejecución de leyes y políticas que eliminan la discriminación y la violencia.

Con el propósito de amplificar las soluciones encabezadas por mujeres, JASS utiliza su acceso a plataformas para que las mujeres puedan compartir sus experiencias, demandas y soluciones, y promover narrativas de igualdad de género, inclusión y diversidad. Esto lleva a un liderazgo más visible, a más apoyo público para las agendas de las mujeres y a una mayor intolerancia a la discriminación y la violencia.

Con el objetivo de influir en el pensamiento y la práctica de otros actores de desarrollo y del trabajo para el cambio social, JASS actúa como un líder de pensamiento al compartir perspectivas, análisis y aprendizajes desde la práctica. Esto influye en el pensamiento, las prácticas y la asignación de recursos entre organizaciones de derechos humanos, cambio social y desarrollo para que apoyen más explícitamente la construcción y el fortalecimiento de movimientos feministas, y las estrategias de protección para activistas.

Supuestos:

Las estrategias de organización de las mujeres para transformar el poder – incluyendo las que sirven para interactuar directamente con quienes detentan el poder – son sostenibles y sirven a las comunidades.

Los cambios suceden en las comunidades y en las vidas de las mujeres; por lo tanto, los esfuerzos deben estar arraigados y orientados localmente.

La incidencia transformadora requiere un enfoque integral que tome en cuenta el poder visible, oculto e invisible.
Volver arriba