Mujeres Activistas Jóvenes Cuestionan el Fundamentalismo


Apenas cinco meses después de su fundación en diciembre de 2012, FAMM-Indonesia (o Foro de Mujeres Activistas Jóvenes), ya está haciendo olas. En enero, después de que en la provincia de Aceh surgiera la propuesta de prohibir que las mujeres se sentaran a horcajadas en motocicletas conducidas por hombres, FAMM encabezó una enérgica campaña de envío de mensajes de texto, cuyo objetivo era presionar a los formuladores de políticas para que revocaran esta norma discriminatoria dirigida contra los cuerpos de las mujeres. Con motivo del Día Internacional de las Mujeres, FAMM y otras organizaciones de mujeres se movilizaron para realizar diálogos y protestas simultáneos en ocho provincias del país.

Una Historia de Fuertes Movimientos de Mujeres en Indonesia

En Indonesia, representa un motivo de orgullo el haber contado con una de las organizaciones de mujeres más grandes de la historia: el Gerakan Wanita Indonesia (Movimiento de Mujeres de Indonesia) o GERWANI. Nacida al fragor de las luchas nacionalistas de los años sesenta, GERWANI llegó a tener más de un millón de mujeres entre sus miembros. Durante el régimen de Suharto, las mujeres de GERWANI fueron encarceladas, violadas y asesinadas. Si bien la organización fue proscrita, convirtiéndose en un ejemplo muy citado en torno a la inmoralidad de la época previa a 1965, su legado vive hoy como una vanguardia; fueron las defensoras de los derechos humanos de su época.

Las mujeres indonesias de hoy están siguiendo sus pasos revolucionarios. Décadas después de la proscripción de GERWANI, en Indonesia la lucha continúa con la misma intensidad y permanecen las mismas condiciones opresivas. En varias regiones del país, la ley Shari’a es implementada con severidad y las distintas interpretaciones del Q’uran frecuentemente significan que las mujeres deben enfrentar políticas que las restringen en sus actividades públicas, como da cuenta la mencionada prohibición de andar a horcajadas sobre motocicletas. Nani Zulminarni, mujer indonesia activista y directora regional de JASS Sureste de Asia, comenta,

En muchas regiones de Indonesia existen más de cien estatutos locales que, en los hechos, contradicen las leyes nacionales. Esto representa un reto para el movimiento de mujeres de Indonesia, ya que dichos estatutos afectan principalmente los derechos y las vidas de las mujeres. El proceso de descentralización ha sido interpretado de manera distinta por los gobiernos locales. Por ello, es muy importante el trabajo organizativo dirigido a lograr la conciencia crítica de la gente, en especial la de las mujeres, para que aquellas que se están organizando puedan responder de manera perspicaz.”

Las mujeres activistas y organizadoras enfrentan varios retos: la corrupción del gobierno, el uso de la fuerza militar y los intereses corporativos. Su trabajo debe hacer frente a las reacciones en contra impulsadas por el gobierno, que con frecuencia las acusa de conducta criminal. Por ejemplo, Eva Bande, integrante de FAMM-Indonesia y activista en temas de campesinos y de tierras, fue procesada después de que una manifestación por la paz que organizó se salió de control.

El Origen de FAMM-Indonesia

Los crecientes acosos políticos, así como la proliferación de reglamentos injustos y sexistas, constituyen sólo algunos de los contextos que rodean el desarrollo de FAMM-Indonesia. Desde 2007, JASS Sureste de Asia ha abierto espacios seguros en los que las mujeres pueden compartir experiencias y fortalecer sus capacidades organizativas. En Indonesia y en Timor Oriental tuvieron lugar los primeros institutos de JASS para la construcción de movimientos. Lo que inició como JASS Indonesia — una red informal de mujeres que participaron en las actividades de fortalecimiento de capacidades de JASS, como diálogos y talleres de escritura — ha crecido y sus filas se han visto fortalecidas principalmente gracias a la presencia de jóvenes activistas comunitarias.

Aquí, el movimiento de las mujeres puede subsanar la laguna. Se trata de crear conciencia comunitaria en torno a la importancia que tiene el hecho de organizar como método para establecer el poder colectivo. Nos oponemos a las declaraciones misóginas realizadas por las autoridades del gobierno indonesio y difundimos nuestra posición en la lista de correos, además de que utilizamos los medios sociales para divulgar nuestros comunicados de prensa. Aprovechamos al máximo los eventos y las campañas, como el del Día Internacional de las Mujeres y la campaña regional “Un día, una voz” de JASS Sureste de Asia, con el fin de arrojar luz sobre los temas de violencia contra las mujeres.” -  Niken Lestari, Coordinadora Nacional de FAMM-Indonesia.

El objetivo de FAMM es que, a futuro, se genere un liderazgo fuerte entre las activistas jóvenes que participan en el movimiento de las mujeres de Indonesia. Las principales estrategias utilizadas para ello incluyen los institutos de aprendizaje y los diálogos, tanto formales como informales, entre distintas generaciones de feministas.

“Las jóvenes sufren directamente el impacto de muchas políticas dirigidas a controlar su cuerpo, su sexualidad, sus decisiones políticas y sus condiciones económicas. Al empoderar a las jóvenes, aseguramos que el movimiento siga avanzando en torno a distintos temas, a través de diferentes organizaciones y en distintos lugares. Intentamos que las jóvenes continúen involucradas en el activismo social, pues muchas de ellas lo están dejando. Las jóvenes también pueden contribuir a generar conocimiento a partir de los contextos cambiantes. ” - Niken Lestari

Aunque FAMM se centra en mujeres jóvenes, también construye un movimiento con base en varias generaciones de mujeres, lo cual permite que mujeres de distintas edades desempeñen distintos cargos en la organización. FAMM ha establecido una estrecha alianza con organizaciones de mujeres bien establecidas, de buena reputación y muy fundamentadas, como por ejemplo, PEKKA, PESADA y PPSW.

No podemos ofrecer tips ni trucos porque los retos cambian a diario. En lugar de ello, ofrecemos capacidad de liderazgo, que debe ser desarrollada y utilizada para navegar estas aguas de múltiples retos.” Dina Lumbantobing

A través de FAMM, Niken Lestari espera construir una comunidad de mujeres activistas que tengan en su haber fuertes herramientas políticas y de liderazgo — por ejemplo, el “análisis de poder”— que les permitan organizar a sus comunidades.

A juzgar por las habilidades de liderazgo y por el potencial de las mujeres de FAMM-Indonesia, ya  se encuentra en marcha una metodología para la construcción de movimientos de mujeres jóvenes.

País: