Organizando para la Seguridad Alimentaria

Siti Harsun

Cuando conocí a Siti Harsun, mi impresión fue de una chica callada y de sonrisa cálida. Pero pronto aprendí a no dejarme engañar por su apariencia. Bajo su aire apacible, Harsun es una aguerrida organizadora. Una vez, cuando nuestra discusión se volvió hacia el tema de la seguridad alimentaria, su suave voz se volvió vehemente y llena de indignación.

Mientras los precios de la comida aumentan – explica Harsun – su calidad se deteriora. Las mujeres luchan por alimentar a sus familias, comprando artículos más baratos pero mucho menos nutritivos, producidos en masa por corporaciones, artificialmente saborizados y coloreados. Esta es uno de los rostros del neo-liberalismo, que incluso llega a cambiar la manera en que la gente come. En vez de proteger a los ciudadanos y ciudadanas, el estado permanece en silencio. Pero la comida es importante en todos los niveles – prosigue Harsun – desde el hogar a la seguridad del país. En vez de quedarse esperando a que el estado mostrara el camino, ella inició una campaña por la independencia alimenticia con el eslogan “ora utang, ora tuku, gare dhewe” (no te endeudes, no compres, haz lo tuyo). Este movimiento creciente rechaza la comida de grasa transgénica y los fideos instantáneos hechos en fábricas, disponibles en todos lados, y alienta a la gente para que vuelva a producir y preparar su propia comida. En la organización, una federación de miembros locales de diez distritos de Java central llamada Serikat Petani Qaryah Tayyinah (SPPQT), los miembros compran materias primas y comida preparada entre ellos y ellas.

¿Quién es esta persistente activista? ¿Cuál es su historia?  El trayecto vital de Harsun ha dado muchos giros. A finales de los 90s obtuvo un diploma en estudios de computación, al mismo tiempo que trabajaba, para sostenerse en una fábrica, como mesera en un restaurante y como vendedora de salsa de soya en centros comerciales de varias ciudades y pueblos de Java Central y en las provincias de Yogyakarta. Se considera a sí misma una sobreviviente del tráfico de personas luego de que un amigo la engañó para viajar a Papúa,  aparentemente para trabajar en un restaurante, en 1999. Durante el viaje, otras mujeres le informaron que en realidad serían empleadas como trabajadoras sexuales y no como meseras, así que Harsun huyó del grupo. Sus experiencias la llevaron a formar SEKAR (Estudio de Creación y Creatividad Juvenil) en Salatiga, en Java Central, con algunas amigas. Alrededor de 24 adolescentes solteros/as, mujeres y hombres, sostenían una serie de discusiones sobre temas que iban desde la búsqueda de trabajo, el tráfico de personas, la educación sexual con adolescentes, al establecimiento y administración de una biblioteca.

siti-harsun-jassPosteriormente, en el 2003, SEKAR se unió a la organización comunitaria de una aldea y se volvió parte de SPPQT, un grupo integrado por agricultoras. Dentro de SPPQT, el potencial de Harsun fue reconocido y fue seleccionada por grupos como Solidaritas Perempuan (Solidaridad de Mujeres) y la Organización Internacional de Trabajo (ILO) para formar a capacitadoras. Para el 2011 Harsun se había convertido en miembro del concejo de gobernanza de SPPQT, donde dirige el trabajo con mujeres y niños/as.

En el 2009, Harsun se unió a la iniciativa de construcción de movimientos de JASS Sudeste de Asia, primero en un taller de construcción de capacidades para jóvenes mujeres activistas y luego en un taller de redacción para documentar experiencias y aprender sobre el movimiento de mujeres, publicado como PRISMA: Historias de Mujeres. El proceso de JASS le pareció innovador en muchos aspectos. Valoró los métodos creativos y participativos que usan las facilitadoras de JASS, como el un poster café, las sesiones de discusión nocturna y el uso de multimedia para analizar las relaciones de poder.

Las habilidades de comunicación que Harsun aprendió en JASS continúan enriqueciendo sus esfuerzos organizativos. Siente que ha ganado una comprensión mas clara  de la historia del movimiento de las mujeres y de cómo debe ser su funcionamiento para satisfacer las necesidades de las mujeres. Con las herramientas para analizar el poder y la solidaridad de que disponen las activistas de JASS, Harsun está mejor equipada, dice, para afirmarse a sí misma y tomar el liderazgo como organizadora. Junto con otra activista de JASS, Fika Mudia Rahman, Harsun está ahora construyendo una comunidad radial para compartir experiencias entre las comunidades.

Tema de Publicación: