¡Justicia para Bettina!

Bettina Cruz

Bettina Cruz Velázquez, es una mujer indígena binnizá (zapoteca), integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio (APIITDTT). Desde el año 2007, Bettina se ha organizado con las comunidades de la región para defender sus tierras frente a la imposición de megaproyectos en diversas zonas del Istmo, así como para denunciar el cobro de altas tarifas de luz en zonas indígenas marginadas.

Desde hace varios años, Bettina forma parte activa de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México y de la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos. Actualmente también forma parte de la generación 2013- 2015 de Alquimia Feminista de JASS Mesoamérica,. Desde hace más de diez años, Bettina – por su trabajo y compromiso-  ha sido acompañada y reivindicada por muchas organizaciones no gubernamentales dedicadas a la defensa y promoción de los derechos humanos así como por diversos movimientos sociales locales, nacionales, regionales e internacionales.

 Como parte de las acciones emprendidas con la APIITDTT, Bettina ha participado en diversas actividades de protesta pacífica y ha levanto la voz para demandar el respeto de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas. Pero para el Estado mexicano, Bettina ha curzado la línea. En respuesta a su activismo, el gobierno, a través de  la Comisión Federal de Electricidad, presentó una denuncia en su contra para criminalizar una manifestación pública y pacífica que realizó el 13 de abril del 2011 la APIITDTT.

 A partir de la denuncia, el Ministerio Público de la Federación inició una Averiguación Previa por la probable comisión del delito denominado: “Oposición a que se ejecute una obra o trabajo público”. Cinco meses después con inusitada celeridad – en comparación con cómo respondió el sistema de justicia frente a las legítimas demandas de las comunidades indígenas - el Juzgado Sexto de Distrito en Salina Cruz, libró una orden de aprehensión en contra de Betina Cruz por considerarla probable responsable en la comisión de los delitos de: i) Privación Ilegal de la Libertad; y, ii) Contra el Consumo y la Riqueza Nacional, previstos en los artículos 364 fracción I y 254 TER del Código Penal Federal.

 Once meses después de que se emitió la orden de aprehensión, Bettina Cruz fue detenida el 22 de febrero del 2012 e ingresada en el Centro de Readaptación Social de Tehuantepec, Oaxaca, mientras se retiraba de una reunión con funcionarios de la CFE. En ese momento, los agentes gubernamentales que la detuvieron no se identificaron, no mostraron ninguna orden de arresto que les autorizara a detenerla ni le fueron explicados los motivos de su detención.

 A partir de su detención, Bettina Cruz fue mantenida incomunicada antes de ser trasladada a la prisión de Tehuantepec. No fue sino hasta la madrugada del sábado 24 de febrero que Bettina se vio obligada a pagar la cantidad de 15,000.00 (quince mil pesos) como caución para recuperar su libertad. El 28 de febrero del 2012, el Juez Sexto de Distrito del estado de Oaxaca Anastacio Ochoa Pacheco dictó auto de formal prisión.

 Han transcurrido más de dos años, durante los cuales Bettina Cruz ha tenido que acudir a firmar al Juzgado cada mes. Pese a ello, ha continuado con su labor de defensa y promoción de los derechos humanos, siempre en calidad de procesada pues hasta ahora no se ha dictado sentencia definitiva en su caso. 

En Jass Meso hemos tenido oportunidad de acompañar a Bettina. La admiramos por su entrega, por su dedicación y por sus aportaciones a la defensa de los derechos humanos. Por ello, estamos sumamente indignadas y preocupadas por las represalias que está enfrentando. Su labor como defensora de derechos humanos se encuentra amenazada por el sistema de justicia, mientras el Estado Mexicano que se jacta de cumplir con sus obligaciones internacionales y el Poder Judicial Federal presume el inicio de una nueva era.

 En próximos días el Juzgado Sexto de Distrito en Salina Cruz dictará sentencia en el caso de Bettina. Esperamos que la causa se resuelva a su favor sin que la Procuraduría General de la República impugne.

 Bettina es una mujer que está cruzando la línea; frente a la posibilidad de que el Poder Judicial lo impide, corresponde a la comunidad de defensores y defensoras de derechos humanos alzar la voz y pedir ¡Justicia para Bettina!  

 Elaborado por: Cristina Hardaga F de la Oficina Regional de JASS México - Mesoamérica

Tema de Publicación: