“Feminista, defensora, JASS-era, madre”

Marusia López Cruz

Una Entrevista con Marusia López Cruz; Coordinadora Regional de JASS Mesoamérica:

1.                  Como llegaste a ser feminista?

Vengo de una familia de militantes de izquierda; siempre me hablaron de la igualdad entre hombres y mujeres, aunque como muchas familias de izquierda enfrentaba los retos de hacer congruentes la teoría y la práctica. Esa experiencia contradictoria en mi familia y luego a través de mi participación en diversas organizaciones de desarrollo y derechos humanos, me permitió darme cuenta que la igualdad no era algo dado sino algo que se tiene que construir y que enfrenta múltiples obstáculos por la sociedad tan profundamente machista en la que vivimos. Mi acercamiento al movimiento feminista como tal fue a través de una amiga feminista tica/mexicana (Lydia, je), quien me habló del movimiento y sus luchas y con la que trabaje en la primera organización feminista en la que participe, Elige: Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos.

2.                  ¿Que odias de ser feminista?

La violencia y la discriminación de la sociedad patriarcal en la que vivimos someten a las mujeres a mucha presión y favorece prácticas de poca solidaridad, reconocimiento y apoyo entre nosotras. Eso genera que al interior del movimiento se generen tensiones y falta de diálogo entre nosotras que por momentos me han resultado un poco desgastantes.

3.                  ¿Trabajas con tantas organizaciones, porque escogiste a JASS?

Por dos razones: 1) estoy convencida que enfrentar los desafíos del contexto actual requiere de alianzas  y diálogos que desafíen las fronteras, que aumenten nuestra autoridad frente a los poderes fácticos que pretenden imponer sus intereses y cultura de muerte y violencia; Jass es una comunidad internacional con muchos años de experiencia, múltiples vinculaciones y una perspectiva de construcción de movimiento que favorece este tipo de alianzas y diálogos. 2) porque tiene una práctica y cultura organizacional respetuosa de los saberes, ritmos y necesidades de quienes integramos la organización, que busca ser congruente con la ética feminista a pesar de los retos que ello implica y construir espacios seguros y de confianza; ello hace que me sienta muy bien trabajando aquí!!

4.                  Dado el contexto tan violento en México y siendo defensora, ¿como ha sido tener y criar un bebe en este momento?

Es muy triste y difícil sentir que mi pequeño está creciendo en un lugar al que le han arrebatado el derecho a la tranquilidad, la justicia y la paz. Que el lugar en el que nací, que quiero y con el que estoy comprometida, no tiene las condiciones para que mi pequeño crezca tranquilo. Vivir con miedo de un secuestro, de un ataque por la labor que realizamos o simplemente de la inseguridad creciente, es difícil de llevar en la cotidianidad...

Tema de Publicación: