Saltear al contenido principal

Educación popular feminista

La educación popular es un enfoque participativo para el aprendizaje político, en el que las personas examinan con sentido crítico sus vidas, contextos y cuestiones claves para que puedan desarrollar y moldear estrategias pertinentes para la acción.

La educación popular feminista (EPF) es la base para el desarrollo de elementos claves en el enfoque de construcción y fortalecimiento de movimientos feministas de JASS; elementos como la conciencia crítica, el liderazgo de movimientos feministas, el análisis del poder, la construcción de alianzas y el desarrollo de estrategias. La EPF reconoce la necesidad de abordar las dinámicas de poder de género, raza y sexualidad que silencian y excluyen nuestros cuerpos y nuestras vidas “personales” como parte de la historia de opresión y liberación para dar lugar a estrategias genuinamente transformadoras para todas las personas. Nos basamos en el pensamiento de Paulo Freire, Myles Horton, Malena de Montis, Mariela Arce de Leis, Marcos Arruda, Ella Baker y otros.

Las facilitadoras políticas de JASS aplican los mismos principios básicos en todas las regiones:

crear un espacio seguro de confianza y solidaridad;

tomar las experiencias concretas de la vida diaria de las mujeres como punto de partida;
utilizar historias, arte, teatro y otras maneras de generar preguntas abiertas que promuevan un pensamiento crítico y creativo, y profundicen acerca del poder;

promover el aprendizaje mediante la práctica y conectarlo a problemas concretos y soluciones prácticas;

priorizar la reflexión, el diálogo y la acción como la forma principal de aprender;

reconocer y abordar la diversidad, la dinámica del poder y el conflicto;

reconocer la necesidad de cuestionar suposiciones e investigar alternativas;

compartir información y términos que permitan a las participantes decir lo que viven e identificar las fuerzas globales que influyen en lo local y lo personal;

aprovechar el sentido de esperanza, inspiración y alegría de las mujeres

proporcionar tiempo para el cuidado y la renovación personales.

En los últimos 12 años, JASS ha llevado sus herramientas y metodología a docenas de escuelas de construcción de movimientos, diálogos intersectoriales entre movimientos y otros espacios para movimientos. Como resultado, la EPF ha capacitado a miles de mujeres para que sean dirigentes fuertes y eficaces, y ha catalizado a muchas redes feministas y alianzas entre temas, personas y organizaciones diversas. Estas incluyen:

La Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de los Derechos Humanos – una red regional ampliamente reconocida. En el 2014 recibió el Premio Internacional de Derechos Humanos Letelier-Moffitt por su trabajo innovador en apoyo a la seguridad de más de 900 mujeres defensoras de derechos humanos en riesgo.

El Foro de Jóvenes Activistas de Indonesia (FAMM-Indonesia), más de 350 mujeres jóvenes y diversas que luchan contra los fundamentalismos.

Nuestros cuerpos, nuestras vidas – una iniciativa liderada por 8,000 mujeres que luchan por el acceso equitativo a un tratamiento de calidad contra el VIH en Malaui.

Un liderazgo más fuerte de mujeres en espacios intersectoriales entre movimientos. Esto incluye el trabajo con mujeres indígenas defensoras de la tierra en nuestras Escuelas de Alquimia Feminista en Mesoamérica, en convocatorias regionales para replantear la protección desde la perspectiva de movimientos, y el trabajo con mujeres que trabajan en la industria de la confección en Camboya.

En 2019, JASS lanzó la Construcción de Movimientos Feministas 3.0, una audaz iniciativa quinquenal dirigida a construir y activar una infraestructura más sólida de movimientos, fortalecer y compartir nuestros programas de formación política, y aumentar la capacidad de facilitación política en JASS y con mujeres activistas de cada región. En 2024, junto con nuestras aliadas, habremos creado una red capacitada e interconectada de 3,000 mujeres líderes de movimientos de base capaz de organizar a miles, de crear y movilizar alianzas, y de desarrollar las soluciones que necesitamos para enfrentar los retos comunes, y resistir la inevitable represión y reacción negativa.

Volver arriba