Saltear al contenido principal

Al finalizar otro año turbulento, lloramos la pérdida reciente de bell hooks. Sus escritos, que exploran las opresiones convergentes de género, raza y clase – además de su reconocimiento de que el arte, la historia, la sexualidad, la psicología, la espiritualidad y el amor son el corazón de la sanación comunitaria, han dado forma al trabajo de JASS y de innumerables mujeres racializadas en todo el mundo. Si he mostrado algo de coraje es sólo porque me movió la valentía de mujeres como bell hooks, quienes nos dieron un vocabulario para la liberación feminista negra.

Doy las gracias por la magia de quien fue. Siento gratitud por su audaz escritura, por su pluma, por su mente, y por su fiereza para decir lo que el mundo todavía necesita escuchar tan desesperadamente en este momento de ajuste de cuentas y revalorización – que, para crear un mundo más justo y equitativo, necesitamos imaginar y construir algo diferente – juntos.

Para JASS, construir puentes entre movimientos es un ingrediente esencial del poder transformador – aquel que permite cambiar las políticas, las instituciones y las normas que perpetúan la desigualdad estructural. Creamos espacios que deliberadamente unen a mujeres diversas de organizaciones y movimientos diversas para encontrar puntos en común y elaborar estrategias conjuntas. Este año, contra todo pronóstico marcado por la pandemia y a pesar de los desafíos tecnológicos y la brecha digital, JASS reunió a mujeres líderes de Mesoamérica, el Sur de África y el Sureste Asiático para fortalecer las alianzas entre movimientos y para impulsar agendas organizativas.

Estos son algunos ejemplos que comparto con orgullo:

 

De Sur-a-Sur: Mujeres defendiendo la tierra

“La solidaridad no solo se basa en las experiencias compartidas, sino también en emociones compartidas: el dolor de nuestras hermanas en el Sureste Asiático es el dolor de hermanas en Mesoamérica y en el Sur de África. Esto también aplica a la alegría y a las victorias.” – Mujer defensora participante en el intercambio Sur-Sur de JASS

Este intercambio virtual reunió a mujeres líderes que se encuentran en la primera línea de resistencia contra la minería, la deforestación y los mega proyectos. Esta fue la primera vez que estas mujeres de distintos idiomas, geografías y generaciones, se conocieron, compartieron sus experiencias y se hicieron preguntas. El reconocimiento mutuo de las vidas, sentimientos y luchas de unas y de otras, posibilitó que encontraran la solidaridad en sus experiencias compartidas, inspirando a su vez nuevas conexiones y visiones para construir agendas transnacionales para la transformación.

 

Conectando luchas, fortaleciendo movimientos

“Como movimientos y como organizaciones, tendemos a fragmentarnos más en lugar de consolidarnos más. No nos estamos conectando a pesar de que existen vínculos entre los diferentes movimientos. Tenemos que empezar a organizarnos juntas” Activista sudafricana

La necesidad de trabajar de manera sinérgica a pesar de nuestras diferencias para así poder aprovechar nuestro poder colectivo, fue uno de los planteamientos centrales que surgió de una reciente reunión convocada por JASS Sur de África. Este evento, que fue una combinación de encuentros presenciales y virtuales, conectó a activistas feministas de Sudáfrica – defensoras de la tierra y LBTIQ+, activistas por los derechos de las mujeres, las personas VIH+, el trabajo sexual, los derechos laborales, la vivienda y la justicia ambiental – a la vez que intercambiaron lecciones con mujeres líderes de Malawi y de otras partes del mundo. El grupo reconoció que trabajar en silos socava el tipo de cambio profundo que exige este momento y concordó en la estrecha relación que existe entre el cuido y la sanación de nuestros cuerpos y de nuestro planeta.

 

Un Día, Una Lucha: Fortalecidas en Solidaridad

“Las mujeres jóvenes somos catalizadoras del cambio. Nuestro movimiento sigue avanzando, uniendo temas, sectores y lugares.” – Niken Lestari, FAMM Indonesia (Forum Aktivis Perempuan Muda)

Durante los últimos 11 años, JASS Sureste Asiático ha reforzado la conexión y la solidaridad entre mujeres de la región a través de su campaña anual Un Día, Una Lucha. Cada año, durante los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género, JASS Sureste Asiático y sus aliadas movilizan a jóvenes, LBTIQ+, trabajadoras de las maquilas, y mujeres indígenas de seis países bajo un mismo tema político para dar a conocer sus desafíos y sus demandas comunes a través de las artes visuales, el diálogo y acciones públicas. El tema este año “Fortalecidas en Solidaridad”, encarna el ADN propio del trabajo de JASS en la región: redes más fuertes para la incidencia, la acción y el poder colectivos.

JASS continúa innovando y creando comunidad, incluso en tiempos de distanciamiento físico. Estas conversaciones – virtuales, cara a cara e híbridas -, entre movimientos, temas y fronteras, dependen de la creación de espacios políticos audaces, y a la vez seguros. Estos aseguran que las mujeres activistas se puedan conectar con el corazón, con la mente y con el cuerpo, y que sus esperanzas y esfuerzos por generar soluciones capaces de reparar y transformar nuestro mundo se amplifiquen para una mayor visibilidad e influencia.

Como escribió la escritora sudafricana Sisonke Msimang en un tributo personal“bell hooks se ha ido, pero dejó instrucciones claras. Dondequiera que estemos en el mundo, debemos usar sus palabras, y las nuestras, para crear nuevas visiones”. Rindo homenaje a todas las que siguen estas instrucciones: las que se organizan, las que escriben, cantan, hablan y pintan para dar vida a esas nuevas visiones. Honro a quienes arriesgan sus vidas todos los días para cruzar la línea y transformar radicalmente nuestro mundo que está en crisis. ¡Nos reto a todas a hacer más!

Esperamos que continúe apoyando la promesa de los movimientos y alianzas liderados por mujeres para imaginar y construir un futuro mejor para todas haciendo una contribución hoy.

En solidaridad, Shereen

Luciano Romano

works with Lottie

Volver arriba