Archivos del Blog de JASS para Junio 2012

by Daysi Yamileth Flores Hernández on Junio 28, 2012 on 12:48 pm

Es difícil unir la valentía con el corazón pero es más difícil separar esta relación del amor romántico y es aún más complejo relacionarla con la vida política de un pueblo: Honduras.

Poco es lo que pueden decir las palabras para transmitir lo complejo y delicado de nuestras transformaciones y al mismo tiempo, poco es lo que una puede hacer para dejarlas adentro.

El 28 de junio del 2009 todas las dimensiones de nuestra vida se transformaron debido al Golpe de Estado. Lo que pudo parecer de un día para el otro; se gestó, desde mi perspectiva, desde la misma instalación de la vida democrática en los 80 donde paradójicamente y de forma paralela se silenciaban, con sangre, tortura y desesperanza, las voces de la creatividad y la revolución.

Una fractura tan grande en el territorio de una democracia con esas bases, genera heridas de todo tipo en las vidas de quienes la habitan. Y como dice La Papu: “a estas heridas no se le pueden poner curitas”  A Las grietas generadas por el horror se le suma la cuenta de los minutos, las hambres, los golpes, los gases, las tortillas, los exilios, las corridas, las pérdidas, las desilusiones, las traiciones, los cansancios y los desencantos. Pero también como el polvo mágico de las abuelas, que sana las llagas, aparecen en nuestro horizonte palabras y acciones que despiertan la chispa de la esperanza. Entonces salimos a las calles, nuestras vidas se paralizaron para defender lo que es nuestro, y lo hacemos con nuestros cuerpos, mentes, manos, almas, ternura, amor, ilusión y con todo lo que tenemos a nuestro alcance. Igual que lo hemos hecho siempre, solo que ahora, además debemos defender lo que suponíamos ya habíamos logrado, eso que nos robaron, eso que descalabraron… eso que se llamarón democracia.

Dos años se dicen fácil, pero se afrontan de manera pesada y dura en una coyuntura que pretende olvidar las violaciones a los DDHH, naturalizar la violencia armada instalando nuevamente el servicio militar obligatorio, mostrando su verde olivo en todas partes, empeñando los recursos naturales que nos quedan, asesinando compañeras y compañeros, violando- con y sin uniforme- a nuestras hermanas de lucha, cortando las flores de la diferencia y por supuesto, al buen estilo J.Goebbels: repartiendo mentiras para generar espejismos y hologramas solo comparables con un “ y vivieron felices para siempre”

Estas ilusiones nos colocan en un punto vulnerable ante los retrocesos, los olvidos, los caudillos y los oportunistas, que como los gatos, siempre caen parados y se adueñan de las “verdades” justificando sus medios con “el fin” sin entender que los medios son también el fin; sin concebir que la democracia debe ser participativa, incluyente, solidaria, feminista, cuidadora, diversa y abierta.  Y sin volver los ojos a las realidades más cercanas de nuestra gente que ahora mismo necesitamos proteger la vida, la integridad física, emocional, creativa, ambiental y la panza. Pero también, necesitamos proteger la esperanza y construir espacios alternativos que nos permitan seguir sembrando la semilla de la libertad. Sin olvidarnos de poner en práctica todo lo que hemos aprendido y devolverlo con bases más solidas, de la misma manera que la tierra nos devuelve el sustento para la vida. Porque para eso nace la Resistencia, desde miles de corazones valientes, para anhelar una buena vida y hacerla posible, para imaginar un mundo y cuidarlo, para soñar una Matria y refundarla!!!

Palabras Claves:
Comentarios: 0