Retos para la protección efectiva de las defensoras en Mesoamérica


“No es solo la vida y la integridad de las defensoras, son también las luchas históricas por la igualdad de género las que están en juego” dijo la Sra. Ana Güezmes, Representante de  ONU Mujeres, el pasado viernes 15 de agosto de 2014, durante el conversatorio regional: Retos para la protección efectiva de las defensoras de derechos humanos en Mesoamérica, convocado por Jass Mesoamérica, Eventos Centro Prodh, CEJIL, el Servicio Internacional para los Derechos Humanos (ISHR), La Coalición Internacional para la protección de Defensoras de Derechos Humanos, Women Human Rights Defenders International Coalition, ONU Mujeres, la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Real Embajada de Noruega en México.

Para comenzar, el Sr. Jesús Peña Palacios, Representante Adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, habló de los riesgos específicos que corren las defensoras, que por ser mujeres  cuestionan las percepciones y estereotipos de nuestras sociedades y por eso están más expuestas a la violencia que sus colegas hombres. Por eso es importante diseñar e implementar programas de protección que incluyan una perspectiva de género. Peña Palacios señaló,  que es importante fortalecer las redes de defensoras, crear centros de acogida con personal capacitado, y seguir fortaleciendo mecanismos jurídicos y económicos de empoderamiento de las mujeres para aumentar su participación en la elaboración de políticas públicas. 

Por su parte, Rosa Celorio, de la Relatoría sobre los Derechos de las Mujeres de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, hizo énfasis en la necesidad de usar en simultáneo y de manera integral, todos los mecanismos disponibles en el sistema interamericano.

En su intervención, la Sra. Ana Güezmes, representante de ONU Mujeres en México, también destacó que entre algunos de los obstáculos que enfrentan las defensoras identifica tres problemas estructurales a saber: 1 que muchas defensoras no tienen autonomía económica, ni empleos formales o acceso a recursos o tierras; 2. que las mujeres pagan un impuesto invisible al dedicar tanto tiempo al trabajo no remunerado, usualmente doméstico; y 3. que la ruta a la justicia para las mujeres, con frecuencia, resulta obstaculizada.  En respuesta a esta situación, Güezmes considera que debe trabajarse en siete puntos: 1. en la creación de estadísticas y aproximaciones parciales; 2. en la creación de políticas públicas y mecanismos de protección con enfoque de género; 3. en generar presupuestos públicos que subsidien y financien a organismos de derechos humanos; 4. en acciones afirmativas que respondan a las necesidades de las defensoras; 5. en apoyar el trabajo de abogacía; 6. en ubicar estos problemas en el ámbito internacional y finalmente 7. En promover la asociación y tejer redes entre defensoras y organismos que trabajan con derechos humanos.

También puede ver videos de esta mesa aquí y aquí.

El conversatorio evidenció otros problemas que enfrentan las defensoras de derechos humanos.  Para comenzar, se expusieron contextos nacionales. Daysi Flores, de JASS Mesoamérica, contó que en Honduras una mujer muere asesinada cada 13 horas; que el 62% de los ataques contra defensoras son perpetrados por actores estatales y  que las defensoras de tierras son quienes reportan más agresiones. Un diagnóstico preliminar de la Red de Defensoras de Honduras muestra que el 73% ha experimentado violencia doméstica y a pesar de que se han creado varias leyes y mecanismos para protegerlas ninguno tiene fuerza, claridad o recursos suficientes para hacerlo. En El Salvador, hay serios problemas de pandillas, 14 asesinatos diarios, mujeres torturadas y asesinadas y estigmatización en los medios de comunicación a defensoras. Bessy Ríos trajo el caso de las 17 mujeres condenadas a 40 años de cárcel pues el aborto está totalmente penalizado en el país. La defensora guatemalteca Iduvina Hernández también denunció amenazas y campañas de odio y difamación a defensoras, organismos de protección sin perspectiva de género en Guatemala. Alejandra Nuño del CEDEHM Chihuahua, ilustró el caso México en el cual se han registrado  2700 personas desaparecidas, más de 300 denuncias por abuso sexual  17,000 carpetas por violencia familiar en el último año.  Así mismo recordó que la red nacional de defensora en México registró 41 agresiones a defensoras en el primer trimestre del año 2014.

Marusia López, directora de JASS Mesoamérica y Coordinadora  la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, señaló que el 40% de los casos de violencia contra defensoras tiene un componente de género. Además, recordó que las defensoras enfrentan violencias invisibles en ámbitos privados y del hogar, al interior de los movimiento sociales, estigmatización por su rol como madres o por su orientación sexual, ataques y amenazas a sus familias y altísimos niveles de estrés, una colección variopinta de ataques que tienen como objetivo enviar el mensaje de que las mujeres deben quedarse en el ámbito privado en vez de salir a defender derechos. Puede ver el video de esta mesa aquí y aquí.

El Conversatorio concluyó con la mesa sobre Avances, retos y obstáculos en el diseño de mecanismos de protección. Jorge Meza, de la CIDH, hizo énfasis en la importantica de proteger el derecho a defender derechos humanos y los mecanismos existentes para implementar medidas de protección, así como los requisitos necesarios. Puede ver el video sobre la intervención de Jorge Meza aquí.

Durante las exposiciones se llevaron a cabo discusiones e intercambios de experiencias entre las asistentes provenientes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador cuyas intervenciones enriquecieron los diagnósticos e iniciativas desarrolladas para avanzar en medidas más eficaces e integrales de protección para las defensoras de derechos humanos.

 

 

 

País: