La represión y criminalización de las defensoras: el papel de la comunidad internacional


Organizaciones de derechos humanos tanto nacionales como internacionales han señalado que este año las elecciones en Honduras se desarrollan en el contexto de constantes violaciones de derechos humanos, actos de violencia e impunidad, lo cual arroja serias dudas sobre el proceso mismo.

Las defensoras de derechos humanos viven este contexto en carne propia. Berta Cáceres de COPINH ha recibido amenazas de muerte y actualmente enfrenta a un proceso legal en un claro ejemplo de la criminalización de la protesta. A pesar de todo, sigue en la lucha organizada. Senala, “Uno de los ambientes que nos protege como defensoras derechos humanos, es desde la colectividad de los movimientos sociales.”

Magdalena Morales constata como las legítimas demandas de  defensa de tierra y territorios son respondidos con la represión y violencia. A pesar de los riesgos, señala la importancia para ella de ser defensora, “Antes otros lucharon por mi y por eso ahora yo devuelvo a otras compañeras, que no tienen donde vivir o donde sembrar una mata de maiz o frijoles para sobrevivir.”

Maria Santos Dominguez también ve su trabajo como defensora como algo fundamental, “Defender los ríos es defender la vida. El rio y la tierra es la vida para nosotras y si no lo defendemos nosotras, ¿quién lo va a defender?”

Para estas defensoras, la comunidad internacional ha jugado un papel importante en proteger su integridad física y libertad contra las agresiones y en dar un espacio y difusión a su trabajo. Presentamos sus voces.

Berta Cáceres

Me da frio que al mismo tiempo que denunciamos estas amenazas, estamos viendo que se concretan. Hay muchos asesinatos de luchadores sociales, sobre todo de los que están en las luchas territoriales, de defensoras y defensores, de miembros de LIBRE, de la Resistencia.

Toda la represión a la que nos enfrentamos nos deja un mensaje que tenemos que estar a la altura de darle análisis. Estamos siendo sus objetivos, de ese poder, y tienen el propósito de desarticular, desmovilizar, neutralizar. Yo estoy, como todos los luchadores y luchadoras de este país, en una situación de vulnerabilidad. En un sistema totalmente impune que nos criminaliza, con un sistema judicial que no da respuesta a nuestras denuncias, a nuestra necesidad de protegernos. No nos debemos sorprender si en el marco de esas [elecciones] hay acciones más fuertes contra nosotras como luchadoras y luchadores ó mas agresividad, incluso intentos de generar desestabilidad en el país que pueden costar la vida de muchas defensoras y defensores.

Magdalena Morales

Hay pocas alternativas para el movimiento campesino y sobre todo para nosotras porque nos están criminalizando, enjuiciando por defender lo que nos pertenece. Mi caso es político, cada vez que me acerco me dicen que no pueden apoyarme porque está fulano o mengano. La policía, los fiscales, abogados están del lado de las empresas en este país. Si gana el Partido Nacional sería una desgracia para todas las luchadoras y luchadores porque ahí sí, nos van a meter a todas a la cárcel.

Esly Banegas

La represión está a la orden del día y aunque la justifiquen con delincuencia común o la inseguridad, siguen criminalizando la lucha. Siguen los asesinatos por un lado políticos del Partido LIBRE, y por otro lado a defensores y defensoras del pueblo y del movimiento social. Hay una intencionalidad en crear temor al pueblo para que no asista a las elecciones. Están intimidando pero en la medida que nos escondamos ponemos más en peligro nuestras vidas. Estamos tomando medidas para proteger la vida a compas que ya han sido victimas. Antes, durante y después de las elecciones, la persecución sigue porque aquí lo que no se quiere es que se luche, no se quiere que alcemos la voz.

Nubia Casco

Estamos militarizadas completamente, hasta el punto de estar casi presas en nuestras propias casas.

Miriam Miranda

Tenemos que hacernos un solo cuerpo para defender esta Honduras que está agonizando y no debemos dejarla morir porque es nuestra, este planeta es nuestro y no hay otro. Tenemos que luchar para conservarlo y protegerlo a costa de lo que sea, dia a dia.

El contexto que describen y viven las defensoras es de alto riesgo. Por eso en este periodo electoral hacen una llamada urgente a la comunidad internacional de vigilar el proceso, proteger a las defensoras y defender los derechos democráticos en el país.

A la comunidad internacional

Hay que estar alertas, participar en ser testigas para dar fe de lo que pasa. Hay un peligro claro, hemos sido un pueblo aguantador, hay gente que no llega ni a los veinte pesos. Hay un reto,  tenemos que tener mucha esperanza pero también mucho cuidado, de que pongan en riesgo este país al no aceptar que haya participación de otros actores y que quieran seguir en el poder a costa de lo que sea. Y nosotras como movimientos sociales debemos estar preparadas. Miriam Miranda

Hacemos un llamado para observar y para acompañar este pueblo porque esta oligarquía no quiere dejar que el pueblo recupere lo que le pertenece. La presencia internacional ha sido la única forma incluso de mantenernos con vida, ha habido eco  de la presencia y la divulgación. Que vengan y que estén aquí, con tiempo. Seguir fortaleciendo la organización social y popular, articulándonos en procesos como encuentros a nivel nacional, regional e internacional para seguir fortaleciendo nuestras luchas. Esly Banegas 

La fuerza de las defensoras viene de la necesidad que tenemos las personas y por eso pedimos a las comunidades internacionales el apoyo solidario para que las luchas no sean en vano y que no se queden las violaciones a nuestros derechos en la impunidad menos en el olvido. Magdalena Morales 

Tenemos un grado de confianza enorme en las observadoras internacionales y yo las invito a que hagan informes, que lo eleven a la luz pública lo que vieron y escucharon a nivel nacional e internacional. Nubia Casco

Casi todas las defensoras con quienes compartimos coinciden en que este preoceso electoral es muy  importante y definitivo para este país. Que podría marcar un punto de inflexión para recuperar el pacto democrático roto con el golpe de Estado en el 2009.

¿Sera posible? Es una respuesta que solo se tendrá el 24 de noviembre. Lo que es real es el reto que como hondureñas y hondureños tenemos de generar cambios profundos en donde quepan las visiones de todas las personae, donde se posibiliten cambios en los territorios que permitan  a las  comunidades tener control y administración de sus recursos y sus bienes comunes para poder realmente refundar la vida y este suelo que llamamos Matria.

Este articulo es parte de una serie escrita por Daysi Flores sobre el proceso electoral 2013 en Honduras desde la perspectiva de las defensoras de derechos humanos de este país. 

País: