Jóvenes Activistas Impulsan el Cambio en Camboya


Un día antes del Día Internacional de la Mujer, las mujeres activistas camboyanas se encuentran preparando un diálogo destinado a elaborar un Enunciado de Demandas de las Mujeres en el cual exigirán cambios en un contexto de creciente represión. Del mismo modo que lo ha venido haciendo en el pasado, el gobierno ha tratado de impedir esta reunión, ordenando que la universidad elegida para ser sede del evento no las admita. Cabe señalar que la represión gubernamental dirigida contra los mítines de la oposición se ha convertido en un hecho común en Camboya; en fechas recientes, las fuerzas de seguridad reprimieron violentamente las protestas de las trabajadoras del sector textil, realizadas para obtener mejores salarios.

A pesar de este contratiempo y de los riesgos que enfrentan, las organizadoras del evento–mujeres jóvenes de la CWYEN (Red de Empoderamiento de Mujeres Jóvenes Camboyanas), impulsada por JASS y SILAKA—ya han implementado planes alternativos para llevar a cabo su evento. El diálogo reunirá a 200 mujeres diversas—organizadoras políticas, trabajadoras del sector textil, sexoservidoras y activistas jóvenes—con el fin de identificar los temas comunes que las afectan. Entre ellos se encuentran temas como la violencia, la pobreza y los bajos salarios. Han decidido presentar su pliego petitorio a los dos principales partidos políticos de Camboya y a varias instancias gubernamentales, con el objetivo de presionar al gobierno para que emprenda acciones destinadas a dar respuesta a las necesidades del pueblo, en especial, a aquellas de las mujeres pobres y marginadas.

Se ha dicho que Camboya está al borde de una revolución, ya que el pueblo se siente cansado y frustrado ante la falta de avances en aquellos problemas que lo afectan. Un ejemplo de ello lo constituye el hecho de que, desde 2007, miles de familias se han quedado sin hogar, tras haber sido despojadas de sus viviendas como consecuencia de un contrato de arrendamiento de 99 años que el gobierno firmó con Shukaku, una empresa de capital chino. De manera que, en lugar de resolver estos problemas, el gobierno y la policía ejercen cada vez más control sobre la convicción de la sociedad civil de organizarse y de defender sus derechos. A partir de las elecciones realizadas en julio de 2013, el ambiente se ha enrarecido por las tensiones políticas existentes entre el partido en el poder, el Partido del Pueblo de Camboya (CCP), y el Partido para el Rescate Nacional de Camboya (CNRP). 

El trabajo organizativo impulsado por CYWEN, que reúne a mujeres diversas que abordan las necesidades urgentes de las mujeres como puntos de partida para la acción, representa un ejemplo vívido de la labor de construcción de movimientos feministas realizado por JASS. Formada en 2010 tras un proceso de formación de liderazgos a nivel nacional promovido por JASS Sureste de Asia, CWYEN se ha ganado su lugar como punto de referencia confiable en relación a las perspectivas y las preocupaciones de las mujeres jóvenes camboyanas. El trabajo organizativo de CWYEN en torno al Día Internacional de las Mujeres no solo potenciará la voz de las mujeres jóvenes, sino que también ayudará a impulsar la dinámica de cambio que se avecina en Camboya.

País: