Compartiendo Historias para Construir la Solidaridad en Zambia


En un contexto en que la cultura conservadora, las desigualdades sociales y las luchas económicas exacerban la violencia contra las mujeres, profundizan las desigualdades que cotidianamente las oprimen y dividen a las comunidades, un grupo de activistas comunitarias se ha reunido para elaborar una narrativa distinta.

Ella Construye su Historia

Tomando en cuenta que, en general, las experiencias, luchas y triunfos de las mujeres se suprimen de la “historia” oficial, la revisión de la historia siempre ha sido una tarea importante para la construcción de los movimientos, tarea aún más urgente si queremos comprender las luchas del pasado y sus implicaciones para el presente y el futuro, tanto el nuestro como el de las que vendrán después. Interactuar con los momentos claves de la historia nos permite situarnos en el presente, guiándonos en la deconstrucción del poder y de los sistemas de opresión.

Cuando las mujeres comparten sus historias, se crea cierta conexión. Al contar nuestras historias, nos damos cuenta de que no somos homogéneas. Tenemos experiencias y antecedentes muy diferentes, pero aun así, hay algo que nos conecta como mujeres y que conecta nuestras luchas.” - Nana Zulu

JASS Sur de África (JASS SNA) inició este proceso en noviembre de 2012, a través de la Escuela de Constructoras Feministas de Movimientos (FMB, por sus signas en ingles), que reunió a activistas destacadas de Malaui, Zambia y Zimbabue con el objetivo de fortalecer el análisis colectivo, las habilidades y las estrategias políticas en la región. En un taller de escritura feminista de febrero de 2013, se dio seguimiento a la escuela. En ambas actividades las mujeres tuvieron la oportunidad de reflexionar sobre la historia, de desmitificar cómo en sus países y en la región ha ocurrido el cambio con el transcurso del tiempo, así como de desarrollar maneras novedosas de contar sus historias desde la perspectiva de las mujeres.

“Lo personal es político y cada una de las experiencias vividas por la mujer es importante para la construcción de movimientos. En estos talleres, la mujer puede rebasar su ser individual y empezar a comprender que la lucha de la mujer sentada a su lado también es su lucha. Se da cuenta de que algo tiene que hacer y de que debemos unirnos como mujeres para tomar acción contra la opresión.” - Nana Zulu

Apoyándose en el éxito de la escuela FMB y del Taller de Escritura Feminista, 15 activistas de base, integrantes de Basali Amoho, colectivo de mujeres urbanas y rurales, se reunieron durante dos días en el Taller “Ella cuenta su historia,” en el cual pudieron compartir sus historias de experiencias de violencia contra las mujeres en todas sus manifestaciones — incluyendo la violencia doméstica y el abuso sexual, los matrimonios forzados y la falta de acceso a anticonceptivos, las prácticas culturales dañinas, el conservadurismo religioso que restringe el acceso a tratamientos de VIH-SIDA y a la información pertinente, así como el estigma social que conlleva el ser VIH+. Contando sus historias, las mujeres activistas pudieron observar sus propias vidas de manera crítica, analizar cómo se manifiesta el poder en lo personal — en privado y en público — y vincular sus experiencias de manera significativa.

Mientras que Zambia sigue deliberando sobre el borrador de su Constitución Nacional, que será presentada en junio de 2013, Basali Amoho está aprovechando el espacio para analizar lo que significará el lenguaje de este documento para las mujeres y desarrollar sus propias estrategias para seguir adelante. Durante los próximos seis meses, la organización plantea compartir sus herramientas para el tratamiento del VIH/SIDA y la divulgación del tema entre comunidades musulmanas, así como para educar a los jóvenes sobre temas de violencia.

Como son musulmanas, las mujeres tienen prohibido hablar sobre los condones en las mezquitas. Sin embargo, los líderes permiten que las forasteras lleguen a platicar con ellas. Por ello, hemos desarrollado una estrategia. Taslima (mujer líder de la Asociación de Mujeres Musulmanas de Lusaka) realizará los exámenes voluntarios a las mujeres. Y nosotras, de Basali Amoho, llegaremos con un paquete de condones y hablaremos con los imames (líderes religiosos), ya que tenemos esa posibilidad. Si les contamos a los imames sobre los condones, ellos lo comentarán con las demás personas.” - Sombo Kuku, integrante de Basali

País: