Cambios y nuevos comienzos


By: 
Lisa VeneKlasen

Queridas amigas/os, aliados y aliadas cercanas, compañeras y compañeros:

Después de un viaje apasionante e increíble como directora ejecutiva de JASS desde 2003, en febrero de 2020 dejaré mi puesto actual.

Este es un paso trascendental y emocionante tanto para mí como para JASS; se trata de una decisión tomada cuidadosamente en los últimos (casi) dos años, teniendo plena confianza en nuestro increíble personal, equipo de liderazgo y Junta Directiva. Esta transición tiene lugar en un momento en que JASS se ha convertido en una fuerza transformadora con muchas mujeres y organizaciones para la justicia feminista en un mundo enfrentando múltiples crisis.

En 2006, cuando lanzamos “Imaginando y construyendo los movimientos de las mujeres del futuro”, respondíamos a los crecientes ataques contra las mujeres activistas y sus derechos que, en ese momento, no se notaba tanto como hoy. Hoy en día, cuando hay mucha atención al cierre de espacios cívicos y creciente interés en las perspectivas feministas y el fortalecimiento de movimientos, nos sentimos muy orgullosas de compartir lo que hemos aprendido y creado junto a muchas de nuestras aliadas y aliados en nuestros esfuerzos para forjar un mundo justo, feminista, sin racismo y sostenible para todas y todos. 

Inicialmente en 2002, JASS era solo una comunidad de práctica de brillantes activistas, educadoras populares y académicas de 20 países que facilitamos la capacitación y apoyo estratégico con muchas organizaciones internacionales mientras trabajamos de manera horizontal con varios movimientos e investigadores/as. Esta comunidad original encarnaba mi propia historia política y estaba aglutinada por experiencias interconectadas de una era anterior de internacionalismo, liberación y solidaridad transfronteriza, particularmente en Centroamérica y África del Sur. Entonces compartíamos un conjunto de visiones políticas, conceptos, metodologías y estrategias para construir democracia(s) participativas políticas y económicas desde lo local hacia lo global. Esta poderosa red inicial, que contaba con sólo dos trabajadoras, ancló y codirigió la evolución de JASS, tanto institucional como programáticamente, en Mesoamérica, el Sudeste asiático y el Sur de África, con el apoyo de un conjunto de valientes donantes. Fue la combinación fértil de estas raíces y historias políticas que nos permitió consolidar JASS y crecer tan rápidamente en muchas partes del mundo. También es la razón por la cual la construcción de relaciones y la confianza política siguen siendo el núcleo de las metodologías y formas de trabajo de JASS.

Con el espíritu creativo de “hacer camino al andar” y la firme insistencia de que la forma (organizacional) debe seguir al propósito (estratégico), transformamos esta comunidad en una organización multirregional, conformada por tres redes regionales descentralizadas con nueve oficinas a nivel de país, 40 compañeras trabajando en 12 países para un total de 26 países y al nivel internacional, 9 asesoras involucradas, una Junta dinámica y un presupuesto alrededor de US$4-4.5 millones. Seguimos siendo fundamentalmente una comunidad política.

Me siento muy orgullosa de muchos de nuestros logros en el camino, que incluyen:

Nada de esto hubiera sido posible sin el generoso y constante apoyo y la colaboración de tantos donantes, aliadas y aliados y simpatizantes comprometidos. En JASS estamos muy agradecidas por su confianza en nosotras, su orientación estratégica y su apoyo ininterrumpido para pensar en grande y trabajar de manera inteligente.

Me siento agradecida por la comunidad, el personal y la Junta Directiva de JASS por haber tenido la oportunidad de crear conjuntamente y de construir esta organización importante y única, líder de pensamiento, que ha impactado tantas vidas. Les agradezco por su inquebrantable amor y respeto que me permitieron ir contra corriente para realizar visiones audaces juntas.

¿Qué sigue para mí? Al salir de esta posición de Directora Ejecutiva, serviré como asesora de JASS y vuelvo a ser parte activa de su comunidad de práctica donde JASS y yo iniciamos, para continuar el trabajo que amo, apoyando la estrategia política, la educación popular, la formación de alianzas y agendas para el futuro y la comunicación política. Seguiré apoyando varios proyectos de “pensamiento estratégico en acción” con JASS y fuera de JASS. Me emociona apoyar a la próxima generación de líderes de movimientos, así como el desarrollo creativo de nuevos enfoques para confrontar y construir nuevos tipos de poder con y más allá de JASS. También espero tener un descanso muy necesario y la oportunidad de reflexionar, escribir y renovarme. Estoy abierta a nuevas conversaciones y seguiré siempre dispuesta a movilizar solidaridad y apoyo a las luchas nuestras, así que por favor de comunicarse conmigo.  

JASS comienza esta transición con un fuerte co-liderazgo en cada sector de la organización. Nuestro Equipo de Liderazgo Conjunto y la Junta Directiva tienen un proceso riguroso para nombrar a la próxima directora ejecutiva, a fin de garantizar un traspaso cuya continuidad y estabilidad sean completas en este momento crítico de renovación.

Esta carta no es de despedida-- en especial porque seguiré siendo directora ejecutiva durante algunos meses hasta febrero del 2020 sino más bien la celebración inicial de un hito para JASS y la expresión de mi profunda gratitud por todo lo que he aprendido de nuestras luchas y colaboraciones, y por todo lo que hemos hecho juntas y juntos hasta ahora. Es un redoble de tambores que anuncia el futuro emocionante que se avecina y de nuevas formas de colaboración en nuestra organización para construir un mundo mejor.

Con gran amor y respeto,

Lisa