Mural de las Ancestras

Belén
Gonzalez

Ancestor's Relationship:

Ancestor's Country:

Ella es Belén, mi mamá, una mujer de 73 años, la segunda de 4 hijos e hijas, nació en un pueblo campesino, en las faldas del volcán popocatepetl. Su mamá murió cuando tenía 3 años de edad, me cuenta que fue muy triste su vida porque como su padre era alcohólico, nunca la cuidó, ella salía a las casas cercanas a buscar comida ayudando en los pocos quehaceres que podía hacer.

Aún cuando su familia materna tenía mucho dinero, no fueron por ella, aún sabiendo de su situación. Su abuelo decía que no iba a comprar problemas con mi abuelo. Un tío suyo convenció a mi abuelo de que la dejar ir con ellos, y a partir de los 5 años vivió en una comunidad campesina, se casó con Serafín, mi padre, tuvieron 12 hijas/hijos, murieron 2. él siempre le dijo que ella era la responsable de que nosotras, sus hijas, saliéramos bien de nuestras casas, es decir, de blanco y directo a la iglesia para casarnos bien casadas. Por eso, cuando 2 de mis hermanas se fueron con sus novios, ella se sintió muy culpable sintiendo que le había fallado a su esposo, que tenía 10 años de haber muerto.

Durante los primero 25 años de mi vida la escuchaba preguntarse por qué se enfermó tanto si mi papá había sido un esposo que nunca la había maltratado. Poco a poco hablamos de que la infidelidad y las ausencias prolongadas de mi padre también eran formas de maltrato, desde entonces me comparte las historias de su vida.

En mi pueblo, ella es el ejemplo de una viuda ejemplar, porque nunca volvió a casarse. Ella nos dijo que tenía muchas hijas como para meter un hombre a su casa, que eso solo trae problemas y que no nos iba a arriesgar.v

Siempre nos contaba historias de su familia, de la comunidad, del pueblo, enseñándonos sobre el respeto, el trabajo, la sinceridad, la humildad, y el valor de esforzarnos para conseguir lo que queremos. Cada vez que habla sobre algún momento difícil de su vida, se centra en lo importante que fue enfrentarlo para seguir adelante. Ella nunca habló mal de su padre, ni de sus abuelos, siempre les agradeció lo que le dieron.

vA mí y a mis hermanas siempre nos dijo que lo más importante era que estudiáramos para no depender de ningún pendejo. Que si teníamos nuestra carrera podríamos hacer lo que quisiéramos sin tener que obedecer a ningún cachetón.

Y también me dijo que ella quería que yo supiera que estaba conmigo, porque sabía lo que era no tener mamá, lo mucho que se sufría siendo huérfana y que no quería eso para mí.

Cuando entré a la universidad ella se quedó sola en mi pueblo, yo era la única que seguía con ella, siempre dormimos juntas; mis hermanas me contaban de lo triste que estaba, y yo tenía esos sentimientos encontrados de la liberación que significó irme de mi pueblo y el sufrimiento por sentir que había dejado sola a mi madre. Entre el alivio de tener tiempo para mí y para decidir por mí, y la culpa que me daba el no pedirle permiso para todo.

Su experiencia de vida me ha motivado desde la infancia, en una época esa motivación era para ir en sentido contrario a ella, buscando definirme de un modo diferente y sin poder mirar su fuerza, su inteligencia, su amor y su propia búsqueda.

Gracias al feminismo, fue que pude verla a ella, como la persona que es, como la mujer que enfrentó retos desde que era una niña de 3 años, que siguió adelante y que en medio de tanta violencia por parte de su padre, de su tío, de sus tías, de su marido, guardo el amor suficiente para cada una de sus hijas. Y es mi motivación para poder transmitirle a mi hija un modo diferente de ser mujer, con una vivencia propia rompiendo paradigmas, como mi madre, que fue transgresora en medio de un entorno adverso.

Ella ha respetado mis opiniones, mis decisiones, mis elecciones, y me ha apoyado toda mi vida, con un amor que ahora recibo y correspondo.

Author's First Name: 
Araceli
Author's Last Name: 
Gonzalez

Author's Region:

Author Country:

Source: 
JASS Activity
JASS Activity: 
Sea Change Leadership School, Panama 2009